Nuestro mundo cubre tres culturas, ya que a nosotras se nos considera chicas de tercera cultura.  Nos deleitamos en tomar palabras del inglés y el español, y voltearlas, abrillantarlas, sacudirlas y abrirnos el camino entre ellas para sacarles el mejor sabor posible. (Translate this page.)

Desde Miguel de Cervantes hasta Isabel de Allende, y múltiples más autores hispanohablantes, tantos latinos como españoles, comprueban que la literatura de la lengua española es tan rica y colorida como su gente. Desde William Shakespeare hasta Toni Morrison, escritores británicos y estadounidenses, nos convencen que la transmisión de sus ideas, viejas y nuevas, se convierte en magia portatil. Esto ocurre solo cuando la verdadera sustancia y significado se comunica y se transmite, incluyendo las delicadas sutilezas.

Como Emily Dickinson, no conocemos otra cosa en el mundo con el poder de una palabra. En inglés tanto como en español, el escoger la palabra perfecta, puede conseguir que una redacción resplandezca y sea inolvidable.